¡Usurpemos el 4º poder!

Internet. Blog de Rosa Mª Artal

Internet. Blog de Rosa Mª Artal

Este momento de caos político y económico en el que nos encontramos nos está obligando a tomar cartas en los asuntos de Estado. La participación ciudadana se hace indispensable para hacer contrapeso a los atentados hacia nuestra integridad como Seres Humanos por parte de los gobiernos, los Mercados y otrxs sinvergüenzas.

Estamos tomando parte activa en la vida pública. La vida de la ciudad, la vida de la polis. Porque toda política que aplique el estado y las instituciones se verán reflejadas en nuestra cotidianidad. Para poder ejercer en la vida pública es indispensable que el ciudadanx esté informadx para así saber qué es lo que le conviene y lo que no, y si la información que recibe es verdadera, incompleta o simplemente una farsa.

El problema de la información es complejo ya que quienes escriben en los diarios lo hacen bajo las directrices que marcan los del pico de la pirámide de poder en la que se encuentran. Es decir, están sujetos a una jerarquía que impide relatar con total libertad “lo que ocurre” para no dañar los intereses de esta cúpula. Por lo que nuestros informadores se ven obligados a autocensurarse o a difundir en menor medida o con medias verdades las informaciones sensibles para el ciudadano.

No está de más añadir que quienes se encargan de ordenar la información suelen ser empresas. Sí, es evidente que lo sabemos. Todxs sabemos esto. Las empresas buscan sacar beneficio económico: algo que es lógico en un principio, el problema viene dado cuando prima el beneficio antes que la ética y la cordura del medio y de sus trabajadores por lo que el ciudadano se encuentra en desventaja que se evidencia a la hora de tomar cartas en los asuntos.

Ante esta indefensión, la ciudadanía, el proletariado, lxs estudiantes, etc. pueden reaccionar de varias formas:

Primero, de la forma más sencilla y que tenemos más a mano. La documentación y el contraste de la información. Buscar la información que se acerque mejor a la realidad y que maneje fuentes fiables. Para saber si un documento es más o menos creíble hay que analizar varios aspectos:

– Si la información dada pone en peligro el prestigio o integridad de la empresa y/o afiliadas. Un ejemplo muy visible: hace varios años la cadena Cuatro del TDT en España, se obsesionó con sacar a la luz las desvergüenzas tanto íntimas como fraudulentas y corruptas de Silvio Berlusconi. Luego de saberse la crisis financiera que atravesaba el grupo Prisa (dueños del canal), Mediaset, tras recibir varias de cal y otras de arena, al final, firma la compra. Por lo que la línea editorial suaviza sus críticas y dejan de hablar de los escándalos de Il Duce.

– ¿Quién financia al medio de comunicación? No es lo mismo que un periódico se financie mediante suscriptores mayoritariamente o mediante la publicidad o que sea sin ánimo de lucro. Donde los intereses de los anunciantes lógicamente no deben ser dañados. Ejemplo: si el grupo Santander se publicita en el periódico ‘El País’ no es de extrañar que las noticias sobre sus tejemanejes sean esquivas o ignoradas. Aparte es sabido que el banco tiene acciones en el grupo ‘Prisa’, dueño del diario.

– La confianza. No debemos confiar ciegamente en ningún medio de comunicación. Esa es la premisa más importante. Sabido esto, podemos ir conociendo al medio. Por ejemplo, si sabemos que ha publicado una información errónea y se ha retractado; y pide disculpas públicas, dependiendo de la gravedad. Si cita las fuentes de dónde toma la información, de las que unx mismx podrá verificar o no la fuente. Si suele confiar en el autor, no porque te caiga bien o porque escribe muy bien, sino porque suele recopilar los datos y te los ofrece, o porque no suele caer en el sarcasmo o en la crítica fácil.

Aún así, nunca fíes la verdad a ningún medio de comunicación, al menos, ciegamente.

En segundo lugar, y recuperando el hilo anterior, existe otro tipo de reacción que yo creo que si no es más importante que la anterior, al menos, es complementaria. Si una información no existe, si las informaciones le constan como falsas, incompletas o con algunos cabos sueltos. Búsquela. Efectivamente, le invito a que se empodere en comunicación, que aprenda a comunicar, genere y produzca información.

Tradicionalmente, se le dio el principal papel de vigilante de los poderes públicos y de mediadora entre el estado y los ciudadanos a la prensa escrita y a los medios de comunicación tradicionales. Pero la situación ha cambiado, ahora con las nuevas tecnologías de la información e internet, el ciudadano puede sustituir el papel de vigilante de la democracia, que es, al fin y al cabo, quien debe decidir si el estado cumple con su deber, cuestionarlo e, incluso, eliminarlo si comprueba que es innecesario, al menos, como existe ahora mismo.

¿Cómo genera información un ciudadano? Tiene tres vías, las tradicionales: escribir. Ahora, cualquier persona con cierto conocimiento y consciencia puede abrirse un blog o cualquier red social y relatar por ejemplo lo que ocurrió en una manifestación y subir las fotos que lo corrobore. O denunciar su situación laboral u opinar sobre el estado de las cosas.

Luego, tiene la radio por internet donde podría describir en directo cualquier cosa de las que he mencionado anteriormente y que te escuchen 4 o miles de personas. Hacer video-streaming, fotografíar o hacer vídeos de cualquier suceso o evento.

Lo importante es que el ciudadano comprenda y aprenda así la importancia que tiene la información en una sociedad que se supone democrática y que sabemos que no lo es. ¡Qué les voy a contar a ustedes!

 

 

About mariqueerta

Dadme por culo, pero suavemente, su- su- suave.
This entry was posted in Política and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to ¡Usurpemos el 4º poder!

  1. victorhck says:

    No debe ser el 4º poder, sino el primer contrapoder!

Comments are closed.